Inhalar y hablar: Cómo funcionan las estructuras del sistema respiratorio superior

© 2019 Visible Body

Nariz

La nariz detecta las moléculas de olor y ayuda a filtrar y calentar el aire que inhalamos.

iTunesGoogle Play

Reseña general del sistema respiratorio superior, la cavidad nasal y la garganta

El sistema respiratorio superior, o tracto respiratorio superior, consiste en la nariz y la cavidad nasal, la faringe y la laringe. Estas estructuras nos permiten respirar y hablar. Calientan y limpian el aire que inhalamos: las membranas mucosas que revisten las estructuras respiratorias superiores atrapan algunas partículas extrañas, que incluyen humo y otras sustancias contaminantes, antes de que descienda a los pulmones.

1. La nariz y las cavidades nasales forman las vías respiratorias para la respiración

Las cavidades nasales forman las vías respiratorias del sistema respiratorio superior

Las cavidades nasales son las cámaras del interior de la nariz. Por delante, los orificios nasales, o narinas, crean aberturas hacia el mundo externo. El aire es inhalado a través de los orificios nasales y es calentado a medida que se desplaza hacia el interior de las cavidades nasales. Huesos con forma de rollos, los cornetes nasales, protruyen y forman espacios por donde pasa el aire. Los cornetes hacen que el aire forme un remolino, lo que le otorga al aire tiempo para humedecerse, calentarse y limpiarse antes de ingresar a los pulmones. Cilios epiteliales (comúnmente denominados pelos nasales) y una membrana mucosa revisten el interior de las cavidades. Los cilios, junto con el moco producido por las glándulas seromucosas y otras glándulas en la membrana, atrapan partículas indeseadas. Finalmente, el aire filtrado y calentado sale por la parte posterior de las cavidades nasales hacia la nasofaringe, la parte más superior de la faringe.

2. Los senos paranasales rodean las cavidades nasales

Regiones de los senos paranasales; frontal, etmoides, esfenoides y maxilar

Los senos paranasales son cuatro cavidades pares llenas de aire que se encuentran dentro de los huesos de la estructura ósea de la cabeza. Estos senos se denominan según los huesos de la estructura ósea de la cabeza que los contienen: frontal, etmoides, esfenoides y maxilar. Los senos paranasales están revestidos por mucosas que ayudan a calentar y humedecer el aire que inhalamos. Cuando el aire ingresa a los senos desde las cavidades nasales, el moco formado por las membranas mucosas drena a las cavidades nasales.

3. La faringe conecta las cavidades nasales y la bucal con la laringe y el esófago

Las regiones de la faringe se pueden dividir en nasofaringe, orofaringe y laringofaringe

La faringe, o garganta, tiene forma de embudo. Durante la respiración, permite el paso de aire entre la laringe y la tráquea y las cavidades nasales y la bucal. La faringe incluye tres regiones: La nasofaringe es posterior a la cavidad nasal y funciona sólo como conducto para el paso de aire. La orofaringe es posterior a la cavidad bucal y contiene las amígdalas palatinas. Tanto el aire como los alimentos ingeridos pasan a través de la orofaringe y la laringofaringe que se encuentra por debajo. la laringofaringe se ubica posterior a la epiglotis y se conecta con la laringe (por arriba) y el esófago (por debajo). Cuando respiramos, la epiglotis permanece arriba y el aire pasa libremente entre la laringofaringe y la laringe.

4. La laringe y las cuerdas vocales nos permiten respirar, hablar y cantar

Haga clic para reproducir una animación de la función de la laringe

La laringe conecta la parte inferior de la faringe, la laringofaringe, con la tráquea. Mantiene abiertos los conductos para el paso de aire durante la respiración y la digestión y es el órgano clave para la producción de sonidos. La laringe está formada por nueve cartílagos. Uno, la epiglotis, es un salvavidas: Ubicado en la parte posterior de la laringe, la epiglotis se cierra como una puerta trampa cuando deglutimos. Esta acción dirige los alimentos hacia abajo en dirección al esófago y los aleja de la tráquea. Dentro de la laringe se encuentran los pliegues vocales (o cuerdas vocales verdaderas), que tienen ligamentos elásticos en su parte central. Cuando hablamos, gritamos o cantamos, el aire que asciende desde los pulmones y la tráquea hace vibrar las cuerdas, produciendo el sonido.

5. El hioides es el único hueso del cuerpo que no está en contacto con otro hueso

Haga clic para reproducir una animación de la función del hueso hioides

El hueso hioides tiene forma de U, se ubica justo por debajo del mentón, y contribuye de manera importante con los procesos respiratorios y digestivos. El hioides está unido a la lengua, y ayuda en la deglución al inicio de la digestión. En el sistema respiratorio, las estructuras que producen los sonidos dependen del hioides. El cuerpo y los cuernos mayores del hueso sirven de puntos de unión para los músculos del cuello, que elevan y descienden la laringe durante el habla (y también durante la deglución).

Recursos externos

Descripción de la faringe de la edición de 1918 de la Anatomía del Cuerpo Humano (Anatomy of the Human Body) de Gray.

Anatomy & Physiology de Visible Body proporciona una cobertura profunda de cada sistema corporal mediante una presentación guiada, visualmente impresionante.