Producir y depositar espermatozoides: El sistema reproductor masculino

Touch

© 2019 Visible Body

Testículo

Los testículos, los órganos reproductivos primarios en los varones, generan espermatozoides y producen la hormona testosterona.

iTunesGoogle Play

Estructuras del sistema reproductor masculino

Los testículos son los órganos reproductivos primarios y generan espermatozoides a través de un proceso denominado espermatogénesis. Las glándulas del sistema reproductor masculino producen espermatozoides y líquido seminal. La glándula prostática, las vesículas seminales y las glándulas bulbouretrales le proporcionan líquido seminal al semen, el cual transporta y protege los espermatozoides. Durante la relación sexual, el semen se desplaza a través de una serie de conductos para depositar el semen directamente dentro del sistema reproductor femenino.

1. Los testículos producen millones y millones de espermatozoides cada día

Haga clic para reproducir la animación de la formación de espermatozoides

Los testículos son las gónadas masculinas y se ubican debajo del pene, dentro de una bolsa denominada escroto. Tienen 4-5 cm de largo, 2,5 cm de diámetro, y están recubiertos con dos capas membranosas, la túnica albugínea y la túnica vaginal. Los testículos generan espermatozoides, las células sexuales masculinas, así como también testosterona y otras hormonas sexuales. La producción de espermatozoides es constante y ocurre en varios lobulillos dentro de cada testículo. Primero, las estructuras denominadas túbulos seminíferos generan células madre. Estas células, las espermatogonias, se dividen en espermatocitos, y luego se dividen nuevamente para convertirse en espermátidas. El proceso se denomina espermatogénesis. Las espermátidas se desplazan desde los testículos al epidídimo y maduran hasta transformarse en espermatozoides.

2. Los conductos reproductivos empujan los espermatozoides y el semen a través de los genitales internos

Recorrido de los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra

El epidídimo, los conductos deferentes, los conductos eyaculatorios y la uretra forman un sistema de transporte que consta de cuatro partes. El epidídimo está ubicado directamente sobre cada testículo. Los espermatozoides de los testículos maduran a medida que se desplazan a través del conducto enrollado del epidídimo. Durante la relación sexual y la eyaculación, son despedidos hacia los conductos deferentes. Los conductos deferentes empujan a los espermatozoides hacia arriba, por encima de la vejiga, y hacia abajo en dirección a la glándula prostática. Allí, los conductos deferentes se unen a las terminaciones de las vesículas seminales (glándulas reproductoras accesorias) para formar los conductos eyaculatorios. Los conductos eyaculatorios reciben el líquido seminal de las vesículas, lo pasan a través de la próstata, y desplazan el semen hacia la uretra. La uretra masculina se extiende desde la vejiga, a través de la próstata, hasta el orificio externo en el extremo del pene. Recibe líquido seminal adicional de la próstata antes de expulsar el semen fuera del cuerpo.

3. Las glándulas reproductoras accesorias agregan líquido seminal al semen

La vesícula seminal, la próstata y la glándula bulbouretral; glándulas reproductoras secundarias

Las células espermáticas dependen del líquido seminal para mantenerse vivas y en movimiento. Este líquido se produce durante la eyaculación mediante las glándulas accesorias: las vesículas seminales, la próstata y las glándulas bulbouretrales. Las vesículas seminales, dos estructuras saculares, están ubicadas cerca detrás de la vejiga y se extienden hacia la misma. Allí cada una puede unirse a uno de los conductos deferentes para formar los conductos eyaculatorios. Las vesículas secretan un líquido de color marrón blanquecino que contiene azúcares, prostaglandinas y otras sustancias que conforman dos tercios del volumen del semen. La próstata, ubicada debajo de la vejiga y por encima del comienzo del pene, contiene los conductos eyaculatorios y la uretra prostática. Cuando el semen entra en la uretra, la próstata secreta enzimas que ayudan a activar los espermatozoides. Las glándulas bulbouretrales (o glándulas de Cowper) tienen la forma de una arveja, con conductos únicos que se conectan con la uretra en donde esta emerge de la próstata. Estas glándulas agregan mucosidad que ayuda con la movilidad de los espermatozoides.

4. El tejido interno esponjoso es clave para la función reproductiva del pene

Sección representativa del pene y las estructuras del cuerpo y el glande.

El pene es parte de los genitales masculinos externos, se encuentra suspendido del cuerpo por delante y a los costados del arco púbico. Internamente, el pene está conformado por tres columnas de tejido conectadas. El par de cuerpos cavernosos se extienden juntos desde la raíz del pene a través del cuerpo. El cuerpo esponjoso se encuentra en la parte inferior de los cavernosos. Contiene la uretra esponjosa y se expande más allá del cuerpo del pene para formar el glande (el extremo). El tejido de los cuerpos cavernosos y del cuerpo esponjoso tiene una estructura similar a la de una esponja. Durante la excitación y la relación sexual, los espacios en el tejido se llenan con sangre. El pene se pone rígido. Ahora puede penetrar en la vagina para depositar el semen directamente en el sistema reproductor femenino.

Recursos externos

Vista de la uretra peniana en un cadáver de la Facultad de Medicina de la Stony Brook University. The Body Online.

Términos del sistema reproductor masculino del curso de terminología médica en línea de la Universidad Des Moines.

Anatomy & Physiology de Visible Body proporciona una cobertura profunda de cada sistema corporal mediante una presentación guiada, visualmente impresionante.