Eliminación y destrucción de agentes patógenos: Cómo el sistema linfático protege el cuerpo

© 2019 Visible Body

Bazo

El bazo es el órgano linfático más grande y sirve como un sitio donde las poblaciones de linfocitos aumentan.

iTunesGoogle Play

Observe una reseña general sobre el sistema linfático

El sistema linfático incluye una red de vasos, conductos y ganglios, así como órganos y tejido disperso que brindan apoyo al sistema circulatorio. Estas estructuras ayudan a filtrar las sustancias nocivas del torrente sanguíneo. Los órganos del sistema linfático, como el bazo, el timo y las amígdalas, albergan células especializadas que destruyen los agentes patógenos nocivos.

1. El sistema linfático consta de dos partes principales: La red de vasos y los ganglios y órganos

Las estructuras linfáticas incluyen el timo, los ganglios linfáticos, los vasos y el bazo

Los vasos y conductos linfáticos proporcionan la compleja red de transporte del sistema linfático. Estos vasos transportan un fluido denominado linfa desde los tejidos del cuerpo y los lechos capilares para que sea filtrado por los ganglios y órganos, y luego regresa al torrente sanguíneo. Los ganglios linfáticos y los órganos linfáticos proporcionan los sitios funcionales clave del sistema linfático. Los órganos linfáticos, incluidos el timo y el bazo, y los tejidos dispersos, contienen linfocitos y otras células de defensa producidos por la médula ósea. Los ganglios linfáticos se encuentran intercalados a lo largo de la red de vasos y filtran la linfa. Los linfocitos de los ganglios pueden ingresar a los vasos linfáticos para eliminar los agentes patógenos.

2. Los órganos linfáticos filtran sustancias indeseadas para eliminarlas del torrente sanguíneo y de los tejidos del cuerpo

Haga clic para mirar una animación sobre la filtración de la linfa

La linfa proviene del líquido intersticial que rodea las células de los tejidos del cuerpo. Este líquido intersticial proviene del torrente sanguíneo, cuando los capilares intercambian sustancias con las células de los tejidos y el líquido sale de los capilares. Gran parte del líquido reingresa directamente a los capilares. El resto ingresa en los capilares y vasos linfáticos en forma de linfa. La linfa es transparente e incolora y contiene glóbulos blancos. Los glóbulos blancos pueden destruir agentes patógenos y eliminar algunas sustancias indeseadas del líquido intersticial cuando este fluye hacia los tejidos linfáticos y los ganglios linfáticos. Allí es donde se agregan poblaciones de glóbulos blancos denominados linfocitos. Los linfocitos combaten las bacterias y otros agentes patógenos antes de que la linfa reingrese al torrente sanguíneo.

3. Los agentes patógenos son destruidos dentro de los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos ayudan a filtrar sustancias indeseadas de la linfa.

Las sustancias son intercambiadas entre el torrente sanguíneo y las células del cuerpo a través del líquido intersticial. Parte de este líquido ingresa a la red de vasos linfáticos en forma de linfa y es transportado hacia los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos son estructuras con forma de frijol que ayudan a filtrar sustancias indeseadas de la linfa. Contienen una alta concentración de linfocitos, un tipo de glóbulos blancos que proliferan en el sistema linfático para combatir agentes patógenos. Grupos de ganglios linfáticos se ubican en el sitio donde la cabeza y los miembros se unen con el torso (en la axila, las ingles y el cuello) y en la región intestinal. Durante una infección, en ocasiones pueden palparse ganglios linfáticos inflamados en dichas áreas.

4. La linfa es transportada por el cuerpo antes de regresar al torrente sanguíneo

Red de vasos linfáticos en el torso y los brazos. Las estructuras principales incluyen el conducto torácico, el conducto linfático derecho y los vasos linfáticos.

La linfa se origina a partir del líquido intersticial que se forma en el sitio donde los capilares y los tejidos del cuerpo intercambian líquido y otras sustancias. La linfa drena hacia los capilares linfáticos. Los capilares linfáticos conducen el líquido hacia los vasos linfáticos más grandes, que lo transportan hacia los ganglios linfáticos y órganos linfoides. Los ganglios y los órganos filtran la linfa y eliminan las sustancias nocivas. Luego, la linfa filtrada es transportada hacia los conductos linfáticos principales, es decir, el conducto torácico y el conducto linfático derecho, ubicados en la unión entre las venas subclavia y yugular interna. Estos conductos drenan la linfa filtrada en las venas para que vuelva a ingresar al torrente sanguíneo.

Recursos externos

Vea un módulo sobre el sistema linfático en el sitio web del National Cancer Institute.

Descripción del sistema linfático de la edición de 1918 de la Anatomía del Cuerpo Humano (Anatomy of the Human Body) de Gray.

Anatomy & Physiology de Visible Body proporciona una cobertura profunda de cada sistema corporal mediante una presentación guiada, visualmente impresionante.